Top

Baño turco

OXIGENA TU EXISTENCIA

El hammam o baño turco es un procedimiento milenario que aprovecha los atributos saludables del agua en nuestro beneficio. En un entorno vaporoso y agradable, en el que las temperaturas no superan los 48 ºC y la humedad alcanza el 100 %, puedes dejarte llevar por estas placenteras sensaciones que invitan a la relajación, la desconexión y el disfrute.

Tranquilamente acomodado, rodeado por una atmósfera nebulosa sugerente e inhalando los aromas y el vapor de agua circundantes, tus pulmones se ensanchan y mejoran su capacidad de intercambiar oxígeno con el sistema bronquial.

Respirarás sin congestiones al tiempo que vas eliminando toxinas por medio del sudor, en una experiencia más placentera y menos estresante que la sauna. Si sufres ansiedad, estrés o inquietud general, a través del baño turco notarás cómo se relaja tu sistema nervioso. ¿No te apetece comprobarlo?